¿Urnas electrónicas?

Por Guillermo Cabral.

Parte del debate en torno a la reforma electoral en Paraguay se centra en el uso o no de las urnas electrónicas.  Si bien estas urnas pueden generar dudas sobre el escrutinio, el secreto del voto, la posibilidad de hackeo, etc., datos de elecciones pasadas, que mostraré más abajo, dan un fuerte argumento a favor de la implementación de las urnas.

Urnas

Para entender mejor las medidas de imprecisión en el conteo usadas en este artículo, empecemos analizando dos mesas (casos reales) en Asunción:

Tabla 1: votos totales para dos mesas en Asunción.

Presidente
Senador
Diputado
Parlasur
Máximo
Mínimo
Tamaño de error
Mesa 1 163 163 163 135

163

135

28

Mesa 2 128 127 120 129

129

120

9

Las primeras cuatro columnas son votos totales para cada candidatura (incluyendo blancos y nulos). Puede verse que no todas las candidaturas tienen la misma cantidad de votos. Los electores depositan un voto en cada candidatura, por lo que deberían tener el mismo total. Toda diferencia indica algún error o fraude (salvo que un elector haya simulado depositar un voto y no lo hizo, algo muy raro). Calculo el máximo y el mínimo en cada mesa y luego defino el tamaño de error, que no es más que la diferencia entre el máximo y el mínimo de esa mesa.

Analicemos primero la mesa uno. En esta mesa parece ser que se le restó los votos a alguna lista en la candidatura del Parlasur, por lo que podríamos asumir que se “robaron” 28 votos en esa candidatura. ¿Podemos decir entonces que en esa mesa se robaron 28 votos? parece ser que si, pero pudo tambien ocurrir que 135 personas votaron y luego se agregaron 28 votos a Presidente, Senador y Diputado. Si es así, se agregaron 84 votos en total. O pudo ser otra combinación de alteraciones, pero lo mínimo es 28.

Veamos ahora la mesa dos. En esta mesa es muy difícil de entender qué pasó, a quiénes le agregaron o a quiénes le quitaron ya que ninguna candidatura tiene el mismo total de votos. Como mínimo se agregaron o robaron 9 votos, ya que el mínimo se da en diputados con 120 y el máximo en Parlasur con 129. Dependiendo de si creemos que se agregaron o robaron, debemos sumar de una u otra forma las diferencias en Presidente y Senador.

Entonces, si queremos tener alguna medida de cuanto se agregó o robó en cada mesa, lo más conservador que podemos hacer es sumar las diferencias del máximo con el mínimo en cada mesa (definido como tamaño de error). Eso daría, por ejemplo, 28 (máximo de 163 menos el mínimo 135) en la mesa uno y 9 en la mesa dos. 

Para tener una idea de la calidad en el conteo de los votos en general y su posterior registro en las actas electorales (problemas que solucionarían las urnas electrónicas), podemos hacer este mismo cálculo para cada una de las 21.211 mesas de las elecciones generales del 2018. ¿Cuánto cree usted tolerable? 0% de las mesas con ese error, o quizá 1% por error humano, 5% o hasta 10% sabiendo que hay varias “mañas” en el conteo.

Según datos por mesa de las elecciones del 2018 ni la mitad de las mesas tiene tamaño de error igual a cero. Solamente el 47.38% de las mesas presenta el mismo total para todas las candidaturas. Son 10.024 de 21.211 mesas. Además, entre esas 10.024 que por lo menos coinciden los totales, 164 tuvieron alguna candidatura impugnada. Por ello son solamente 9.860 de 21.211 las mesas que no tienen ninguna impugnación y además tienen los totales correctos.

En esta tabla se resume la cantidad de mesas por su tamaño de error. Hay 10024 mesas sin error, 3599 con un error igual a uno y así sucesivamente.

Tabla 2: Cantidad de mesas por diferencia de votos entre candidatura con más y menos votos

Tamaño de error Cantidad de mesas % sobre total
0 10024 47.38%
1 3599 17.01%
2 1905 9.00%
3 1089 5.15%
4 665 3.14%
5 577 2.73%
6 563 2.66%
7 357 1.69%
8 246 1.16%
9 256 1.21%
10 357 1.69%
11 186 0.88%
12 143 0.68%
13 138 0.65%
14 98 0.46%
15 100 0.47%
16 86 0.41%
17 67 0.32%
18 53 0.25%
19 55 0.26%
20+ 592 2.80%
Total 21156 100.00%
Hay 55 mesas que no tienen datos, por lo que asumo que son mesas impugnadas en todas sus candidaturas. Estas 55 más las 21.156 de la tabla dan el total de 21.211 mesas

Estas diferencias, que no deberían existir, podrían deberse a: error humano al contar o sumar, fraude por parte de los miembros de mesa, error de carga en el TSJE o un fraude más sofisticado dentro del TSJE como lo sugerido por los audios de Iturburo. Particularmente me inclino a creer que son errores humanos y fraude por parte de los miembros de mesa. Que sea error humano no debería minimizar el hecho, sigue siendo una alteración de la voluntad popular.

Hay fraude (o fraude y error humano) y es bastante masivo. No es un hackeo electrónico, pero es un hackeo más rudimentario que no por ello deja de existir.

¿Cuál es la magnitud de estos errores?, ¿llegan a ser lo suficientemente grandes para alterar resultados a Presidente por ejemplo? La respuesta más honesta es: no sabemos. 

Sumar los tamaños de error de todas las mesas dan 62.793 votos repartidos en todas las candidaturas. Esto es el mínimo, pudo haber sido mucho más. De hecho, incluso las mesas con totales iguales pudieron haber sido sujeto a fraude si quienes lo hicieron fueron cuidadosos en cuadrar los totales. Tampoco se incluye otros errores como asignar votos de una lista a otra.

Creo que el punto es claro, nuestro sistema actual es sumamente impreciso y es natural pedir urnas electrónicas como solución a este problema. Con estas urnas los totales serían iguales siempre, estaríamos seguros de que los votos fueron a las listas correctas, de que se contaron todos los votos, casi no habría impugnaciones, etc.

Hay quienes se oponen a estas urnas por el miedo al hackeo. Bueno, aparentemente eso ya ocurre. Hay fraude (o fraude y error humano) y es bastante masivo. No es un hackeo electrónico, pero es un hackeo más rudimentario que no por ello deja de existir.

Sin embargo, debemos temer al hackeo y otros problemas que pueden generar las urnas electrónicas. Pero hay varias medidas para evitarlo o reducir al mínimo la probabilidad de problemas. Entre las medidas analizadas, una de las que nos garantiza certeza es la impresión de votos para auditar las mesas. Se contarían los votos de forma electrónica, pero se podrían auditar todas las mesas que se quieran luego con las papeletas impresas.

Por ello, creo que la democracia tiene mucho por ganar con las urnas electrónicas, especialmente en el conteo de votos, y deberíamos poner el foco del debate en cómo asegurar el secreto del voto, el escrutinio público, hacerlas auditables, etc. Existen medidas concretas para hacerlo.



Fuente foto: https://cuartopodermichoacan.com/elegiran-con-urnas-electronicas-a-jefes-de-tenencias-de-morelia/

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s